Archivos de la categoría ‘Relatos’

Un Año Después

Publicado: 2011/10/06 en Relatos

[Antes de leer esto, recomiendo leer un texto anterior: https://zadel88.wordpress.com/2011/01/28/cartas/]

Ha pasado un año. Y no puedo decir que te haya olvidado.

Significaste mucho para mí, a pesar que nunca hiciste gran cosa por demostrar que no era alguien prescindible para ti.

Ahora. Un año después, no soy capaz de decir que no significaste nada para mí, no puedo decir que no marcaste una parte de mi vida. Quizás nunca pueda decir tal cosa.

Pero, si puedo decir, que ahora, sin tu presencia constante, me siento mejor. Más seguro de mí y de lo que soy capaz. Incluso, por egocéntrico que suene Me doy cuenta de lo que merezco.

(más…)

Anuncios

Pensar demasiado (Overthink)

Publicado: 2011/09/23 en Relatos

Puedo verlo aún fresco en mi mente, te veo, frente a mí, sonriendo.

Esa sonrisa me acompaña en todo el camino a casa, y me lleva a niveles de alegría que nunca pensé que podría llegar. Tu sonrisa aún me acompaña por horas y horas.

Ha pasado un día y tu sonrisa sigue ahí, grabada a fuego en mi mente, cada expresión, cada momento, cada palabra de ese día está presente en mi mente. Empiezo a pensar que algo está pasando entre nosotros, en mi mente empiezo a ver señales que no había visto, empiezo a percatarme de palabras y movimientos específicos de los que no había caído en cuenta antes.

(más…)

Cartas

Publicado: 2011/01/28 en Relatos

16 de Mayo 2010

Resulta extraña la intimidad que se siente escribir una carta para enviarla por correo convencional; aún más cuando se piensa en la “revolución de comunicación” que estamos viviendo.

Pero eso no es el punto; quería hablar contigo, y te has negado a verte conmigo alegando que, si quiero decirte algo, siempre puedo recurrir a un mensaje. No especificaste que tipo de mensaje.

Para comenzar… hay varias cosas que quisiera colocar aquí, pero creo que lo más importante a decir ahora es que tú y yo ya no somos lo que éramos, de alguna manera, la relación que teníamos se ha ido deteriorando poco a poco; no sé si por descuido mío o de ambos, pero es una realidad: Yo ya no significo lo mismo para ti, y a mí me resulta complicado mantener una relación en la que no estoy seguro de que pasa, o para dónde va.

Tu amigo y confidente: Miguel

2 de Junio de 2010

Sé que perdí la confianza que tenías en mí; no sé si sepas cuánto me duele eso, pero estoy dispuesta a recuperarla a pesar de lo que ha pasado entre nosotros.

Eres mi mejor amigo, y te quiero… Solo espero que puedas perdonarme.

Att: María

24 de Agosto 2010

Soy consciente que tengo una promesa contigo y que entra en conflicto con lo que he dicho en otros momentos, pero la verdad ya no sé qué hacer, comenzando por el hecho que no tienes ni tiempo para dedicarle a… lo que sea que sea yo para ti, mejor amigo, diario, confidente, molestia, adorno… (En los dos últimos casos se justificaría)… o lo que sea; no es que importe, a la final nunca logramos colocarle nombre o adjetivo a nuestra relación como para darle relevancia a eso. El punto es que si no tenemos tiempo para hablar, ni espacio para comunicarnos, ya no tendría sentido y creo que estarás de acuerdo conmigo en que si algo no tiene sentido no hay razón en continuarlo… ¿No?

Att: Miguel

31 de Agosto 2010

Aún podemos tratar de arreglar lo nuestro; pero el tiempo que tengo disponible ahora, solo lo dedico a mi querido. No concibo que hacer o que pensar con respecto a ti. A nosotros.

Creo que nunca hubo tal “nosotros” y no creo que en algún momento lo pueda haber. Somos personas muy similares que pensamos de formas muy distintas.

No sé qué hacer. No sé qué pensar.

Lo siento.

M. C.

4 de Septiembre 2010

No estoy seguro de si esta relación que tenemos tú y yo es relevante en estos momentos para ninguno alguno de los dos, es decir: Ya has seguido con tu vida, y tienes muchas personas a las que confiar y querer en gran medida (quizás más de lo que nunca me quisiste a mi), y que a fin de cuentas, saben más de tu vida que yo. Yo por mi parte he seguido un… camino distinto, y no estoy seguro que las prioridades que tenemos sean las mismas o que actualmente tengamos algo que compartir más allá de los recuerdos que tenemos. Lo que me lleva a pensar…

Mi mano tiembla de solo pensar en estas palabras…

Fue bueno mientras duró, lo que tuvimos fue algo especial para mí, y será un recuerdo que guardaré, sino con cariño, al menos añoranza.

Esto es el final

Miguel

Un Relato de Amor (Completa)

Publicado: 2010/09/13 en Relatos

Este relato fue incialmente escrito en cuatro partes cortas posteados de a una vez por semana en el blog Sopa de Relatos (Link a la izquierda) Pero quería colocarlos aquí, dado que son de los mejores escritos que e hecho hasta ahora.

Pero para evitar colocar uno tras otro en entradas aparte, los colocaré en orden, y seguidos….

Espero disfruten.

ATT: Zadel.

————————————————————————————————————————————-

Parte 1: Encuentros

Durante muchos años convivimos, durante muchos años nos vimos, e incluso, alcanzamos a cruzar un par de palabras… sin embrago (y por mucho que duela) a duras penas lográbamos identificarnos, tú en tu vida, llena de personas que te querían y comprendían, yo en mi mundo solitario lleno de personajes de mis novelas e investigaciones que sólo interesaban a aquellos que quisieran oírme (pocos… rayando en  ninguno).

Esta situación se prolongó durante casi 5 años (¿o cuatro?… no logro recordarlo con claridad) pues ya, acabando un ciclo de nuestras vidas, empezamos a hablar, a reconocernos, y contra todo pronóstico… a entendernos.

Tu lograste entrar en mi reducido grupo de compañías, y yo logre destacar entre tus ya numerosos amigos (sorpresa mía que les llamabas compañeros o conocidos sin la más mínima muestra de remordimiento).

Comenzamos a salir, a escondidas de todos los ojos, en lugares lejanos y únicos, hablando de todo y de nada, encontrando en los ojos del otro un consuelo, un escape a la realidad que nos oprimía.

Muchas veces nos vimos, muchas veces hablamos de nosotros, de los otros, siempre con una mirada de cariño puro reflejada en los ojos, miradas que encontraban compañía en las sonrisas, y en esas expresiones profundas tan difíciles de explicar, esas sensaciones que jamás creí poder expresar o reconocer sin hablar o escuchar, y al despedirnos, los labios de uno rozaban la piel del otro con delicadeza, como agradeciendo la compañía, y en la distancia, mientras cada uno tomaba su camino para volver a su mundo, podíamos sentir la mirada del otro, la dulzura en los ojos y aquella palabra que siempre escuchada sin ser pronunciada de “gracias”…

Poco a poco, todo cambió…….

Parte 2: Confesiones

-Dicen que las historias largas son las más bellas de escuchar… ¿Pero que pasa si no recuerdas cuando la situación de la historia cambia, o la trama del relato da un vuelco?… yo no habría sabido responder a esa pregunta cuando comenzó nuestra historia.

Sin embargo ahora, que veo tu cara, logro entender que no olvidé cuando el mundo se volvió brillante para mí… Con solo ver tu sonrisa, es más que suficiente inspiración para poder levantarme cada mañana, la mirada de tus ojos es tan perfecta, que me permite sonreír al mundo y decirle cuanto te amo…. Te amo-

Eso fue lo que dije, mientras estábamos sentados en frente a una mesa de madera, con dos tazas de café entre nosotros, que aún medio llenas y calientes, despedían un ambiente y aroma que hacían que tu cara pareciera sacada de una antigua leyenda… Te veías tan hermosa, tus ojos fijos en los míos, como si esperaras encontrar algo.

Mis manos temblaban, mi corazón latía tan rápido que pareciera que en cualquier momento me pudiera dar un paro cardiaco, y sentía como una corriente de energía se había quedado estancada en el centro de mi pecho… Era una sensación que había subido poco a poco mientras hablaba y cuando acabé de hablar, dejó de subir… Acumulando el aíre que estaba en mis pulmones, esperando ser exhalado, y sin poderme contener mas, suspire suavemente mientras miraba por la ventana del establecimiento… Estaba lloviendo.

Mientras tanto, tú seguías mirándome, podía sentirlo, me seguías mirando intensamente, como si esperaras que dijera algo más… Tus manos, blancas como la nieve, apretaban el vaso de café con la fuerza justa para no desarmarlo… devolví mi mirada hacia tus ojos, esperando ver tu respuesta, algún indicio que me pudiera preparar para lo que me dirías… Pero no lo encontré.

Solo me mirabas a través del humo, como si el tiempo se hubiera detenido, me pareció que todo a nuestro alrededor se esfumó, como una de las volutas de humo a través de las cuales nos mirábamos, estábamos en un mundo, hecho para los dos, donde nadie diría nada, donde todo sería felicidad.

Desperté con un sobresalto al ver que tus labios se curvaban lentamente hacia arriba……..

Parte 3: De tu respuesta y lo que pasó despues

Te vi sonreír, una sonrisa abierta, sincera, tomate mi mano, tus ojos entristecieron de pronto, mi esperanza se esfumó…

-Eres especial… pero no puedo, no te quiero de ese modo solo podemos ser amigos-

Tuve que pensar mucho antes de responder -Lo siento… ya tengo demasiados amigos-

-No digas eso- tus ojos humedecieron –no quiero penderte- una lagrima solitaria.

-Mientras más tiempo este cerca a ti mas voy a sufrir…-

-¡pero yo sufriré si te alejas!-

Una confusión de sentimientos, mi mirada inexpresiva, lagrimas interminables sobre mis mejillas, tu mano sobre la mía, tu mirada confundida, casi suplicante… casi.

-yo…- (me costaba articular palabra, la garganta seca -no… -no podía mirarte, me levanté y me fui caminado lentamente) eso es lo que debí haber hecho.

-… Vale-

-¿vale?… ¿solo eso?-

-… tú también eres especial para mí- (soy demasiado caballero para resistirme a una petición así… aunque seas egoísta, mi sentimiento persiste, aún quiero estar a tu lado, quizás no eres egoísta, yo soy masoquista)

-no quiero que esto acabe así- aún me mirabas

-todo está claro, amigos… nada más- pensé: me basta con tenerte cerca para amarte… para ser feliz

-¿estás bien?-………. El recuerdo se vuelve oscuro… después de un tiempo nos despedimos con un abrazo, era más de lo que esperaba, me fui, volví a mi mundo.

Sin embargo aún hablamos, como si nada hubiese pasado, pero tu voz suena diferente, no distante (como esperaría), suena dulce, amable, como si algo nuevo estuviera dentro de ti, más no es piedad, es algo diferente… solo nos hemos visto un par de veces más, en tu mirada hay algo nuevo… un nuevo sentimiento va naciendo, algo nuevo está pasando entre nosotros ¿Qué es esto? Esperaré, me siento como nuevo, la esperanza ha vuelto… aun te quiero intensamente y aunque aún te amo pienso (firmemente creo) que puedo esperar a que algo nazca, miro al cielo nocturno y veo los ojos de Dios, viéndome desde el más allá, llenándome de una luz de esperanza y alegría (una vez más suena sin ser dicho un gracias, solo nuestros corazones pueden escucharlo)

Parte 4: Un Beso Robado Con-Sentimiento

-¿Qué es esto?- mirabas para todos lados, tus ojos abiertos, la sorpresa era clara… yo me sentía bien, en medio de la ciudad, las luces no dejaban ver las estrellas, pero la luna llena se veía enorme y nos iluminaba dándonos un aspecto mágico, tu cara parecía la de un ángel.

-¿esto?  No es nada… solo la belleza del planeta reunida en un solo lugar-

-esto es…- dejaste la frase sin terminar, tus manos atrás de la espalda y una sonrisa extraña en tu cara, yo mientras tanto, con una mirada que pretendía sin lograrlo ser inexpresiva, te me acercaste, y me abrasaste… casi por inercia te abracé también… ¿Qué más podía hacer? Poco a poco mi mirada se nubló y entré en un sueño… otra vez ese sueño:

Caminábamos por un puente que parecía no tener fin, en una noche sin luna, las estrellas brillaban como nunca y debajo de nosotros se escuchaba el agua rompiéndose en contra de los soportes del puente… era un muelle y habíamos llegado al final de este, el agua estaba a metros de altura, y se veía como un manto de seda llevado por el viento, no te veía pero sentía tu mano en la mía.

Sentía un vacío en medio del pecho… dolía… dejaba de sentirte… dejaba de respirar… empezaba a caer hacia aquel manto negro… el agua estaba fría… y entonces despertaba.

Desperté con un sobresalto, y tu cuerpo seguía junto al mío, tomándome por la cintura pero me mirabas, en tus ojos la luna se reflejaba… tomé tu cara con mis manos, y no te resististe, me acerqué lentamente, hasta que puse mis labios sobre los tuyos, no dudaste, respondiste, y nuestras almas se volvieron una… volví a aquel mundo de mis sueños:  … el agua ya no estaba, no había suelo, pero no descendíamos, abrasados el uno al otro sin ninguna restricción, ninguna barrera que nos separaba además de los limites de nuestro cuerpo, fundidos en un beso en medio de la noche.

Desperté de nuevo: nos separamos, nuestras miradas se encontraron ambos llorábamos, nos volvimos a fundir en un abrazo.

No dijimos nada, fundidos en ese abrazo que recordaríamos siempre, como un contrato tácito, nos fuimos tomados de las manos, de vuelta al mundo… pero nuestros mundos ahora eran uno solo, ahora no debíamos tener miedo… le dijimos al mundo lo que sentíamos, todos entendieron, nada mas pasó… fue el final de nuestras aventuras individuales, y el comienzo de una aventura en que ambos correríamos el mismo riesgo, compartiríamos las felicidades, lloraríamos los fracasos… fue el comienzo de una vida juntos, pero esa es otra historia… una historia que deberás contar tu, desde tu corazón, igual que he contado esta desde el inicio… desde el fondo de mi alma te agradezco por estar a mi lado, por estar a mi lado… por enseñarme a amar…

Después de aquel beso, que te robé. Fue un beso que querías, fue un beso hecho de emociones, fue un beso dado con-sentimiento, y a la vez fue un beso robado con TU consentimiento…

Una vez más, pero escuchado, dicho en mi cuello, dicho en tu cabello, escuchamos, al final dicho y escuchado con los oídos más atentos… con el corazón y el alma más puros que nunca dijimos, como si fuéramos una sola persona, un solo ente…. GRACIAS.

Tensión

Publicado: 2010/08/10 en Relatos

Mientras mi corazón palpita rápidamente, las lágrimas recorren mi cara… Esas mismas lágrimas me dan fuerza, para que mis ya cansados brazos sigan golpeando el cemento de la pared.

En mi mente corren i…má…ge…nes……..

Aunque mi corazón palpita, lo siento roto en miles de pedazos.

Aunque las lágrimas me queman como si fueran de fuego, quiero que sigan saliendo: Tal vez se lleven el dolor.

Aunque mi cuerpo, quiere relajarse de la tensión, dejar de golpear una pared, mi mente se resiste a la idea, y continúa mandando fuertes golpes, que dejan una marca roja en la ya sobre-mencionada pared.

(¿Qué fue lo que pasó?….. )

¿Qué paso? Ni siquiera yo lo sé, he basado toda mi vida en la lógica, dejando de lado los sentimientos, Solo viviendo y dejando vivir.

(¿De dónde salió eso?)

De un momento a otro  todos los sentimientos que había guardado empezaron a salir uno tras otro sin ningún orden: ira, amor, odio, alegría, envidia, simpatía, apego, obsesión…..

(Eso no suena…  Sano)

Y todas esas emociones solo decantaron en un grito desesperado y en un movimiento rítmico de mis manos hacia lo primero que las detuvo-

(Dios bendiga la inercia)

-y continuaron en un movimiento, y en un ritmo similar al de un tambor que marca el paso de una antigua guerra medieval-

(Pum. Pum. Pum. Pum…..)

En la pared se ve una mancha roja que hasta ahora no determino de donde proviene, pero se hace más grande con cada compás.

(Un momento no es…)

¡Es sangre! Mi propia sangre que mancha la pared, que a cada golpe se lleva consigo algo más de los sentimientos que tengo, saliendo todos a presión, sin dejar ninguna marca… Bien podría estar muerto.

(¿Muerto?)

Si, muerto, navegando en un callejón sin salida, en que la lógica en que he basado toda mi vida ya no importa nada, nada se puede explicar, los sentimientos se están yendo, ya no queda nada.

(Pero…)

Mis piernas están cansadas y caigo de rodillas al suelo, mis golpes se dirigen al suelo mientras grito con toda la fuerza de mi alma.

Mis puños son lavados con el lago de lágrimas que golpean, mi cuerpo cansado y adolorido, sin voz de tanto gritar solo caigo en un sueño profundo del que espero nunca despertar….

(Es extraño… ver cómo todo pasa por encima, ya nada importa, mientras el hombre duerme, toda la tensión se va, su cuerpo se relaja, una extraña sonrisa invade su rostro, y respira por última vez…  Eso si es morir en paz).

Pésame

Publicado: 2010/08/10 en Relatos

Un apartado antes de comenzar:
Soy consciente de la falta de cohesión entre los versos, y algunas varias redundancias, pero ésta es la primera vez que escribo en verso, así que pido algo de piedad.
En parte, lo e hecho con ánimo de expresarme, y hablar un poco de cómo me siento ahora.
Por otro lado quería hacer el experimento de escribir en poesía (algo muy dificil) y este ha sido el resultado.
ATT: Miguel García; A.K.A. Zadel
P.D: Acepto críticas constructivas, opiniones y demás. Pero reitero: Tengan piedad.
Gracias por su atención; y ahora sí, el relato en cuestión:
———————————————————————————————————

Con la tristeza en mi rostro,
Y una lágrima que cae por mi mejilla,
El verte al lado de otro,
Es casi una pesadilla.

Pero soy feliz de verte, aunque de tu vida estoy ausente,
Puedo decir alegremente que te amo;
Aunque mis palabras se pierdan de repente,
Por las dichas que te ofrece otra mano.

Mis manos sostienen tu cara,
Por mi cara baja una lágrima,
Veo en tus ojos algo que declara,
Un lamento proveniente del fondo de tu alma.

¿Qué es?
No es una ilusión.
¿Puede ser?
Lo que veo no lo puedo creer.
¿Será la lluvia?
No puede ser.
¿No es un engaño de mi visión?
No lo es.

Una lágrima sale de tus ojos,
Acompañando la pena mía,
Y sin poder reprimir mis antojos,
Uno tu boca a la mía.

En un beso nos unimos,
Aunque es solo un momento,
Expresamos lo que sentimos,
Dando todo nuestro aliento.

El tiempo se termina,
Algo nuestros labios separa,
Es el momento que determina,
Lo que no esperábamos que pasara.

Hemos de separarnos,
Seguir caminos separados,
Hemos de resignarnos,
A vivir del otro aislados.

La pena me consume,
Pero sin dudar te doy la espalda,
Y con un sentido pésame,
Me despido de mi amada.

Dieciocho Rosas.

Publicado: 2010/08/10 en Relatos

Tres rosas blancas: Simbolizan la pureza de nuestros sentimientos. Hemos sido bendecidos con una relación única en su tipo.
+3
Tres rosas amarillas: Representan la confianza que nos tenemos. Que siempre contamos el uno con el otro.
+6
Tres rosas rojas: Revelan los fuertes sentimientos que nos unen. A pesar de las distancias, nuestros pensamientos nos unen.
+9
En repetición:
Tres blancas: Somos sentimientos.
Tres amarillas: Somos pensamientos
Tres rojas: Somos uno
+18
Dieciocho rosas entregadas: Ahora pétalos marchitos. Ahora recuerdos eternos en nuestra memoria.
+36
Dieciocho recuerdos: Que nos acercan por siempre. Y por ellos somos uno, en mente y alma.(X2)
+54(x2)=108
Juntos por siempre y para siempre. Para siempre y nunca.