Tensión

Publicado: 2010/08/10 en Relatos

Mientras mi corazón palpita rápidamente, las lágrimas recorren mi cara… Esas mismas lágrimas me dan fuerza, para que mis ya cansados brazos sigan golpeando el cemento de la pared.

En mi mente corren i…má…ge…nes……..

Aunque mi corazón palpita, lo siento roto en miles de pedazos.

Aunque las lágrimas me queman como si fueran de fuego, quiero que sigan saliendo: Tal vez se lleven el dolor.

Aunque mi cuerpo, quiere relajarse de la tensión, dejar de golpear una pared, mi mente se resiste a la idea, y continúa mandando fuertes golpes, que dejan una marca roja en la ya sobre-mencionada pared.

(¿Qué fue lo que pasó?….. )

¿Qué paso? Ni siquiera yo lo sé, he basado toda mi vida en la lógica, dejando de lado los sentimientos, Solo viviendo y dejando vivir.

(¿De dónde salió eso?)

De un momento a otro  todos los sentimientos que había guardado empezaron a salir uno tras otro sin ningún orden: ira, amor, odio, alegría, envidia, simpatía, apego, obsesión…..

(Eso no suena…  Sano)

Y todas esas emociones solo decantaron en un grito desesperado y en un movimiento rítmico de mis manos hacia lo primero que las detuvo-

(Dios bendiga la inercia)

-y continuaron en un movimiento, y en un ritmo similar al de un tambor que marca el paso de una antigua guerra medieval-

(Pum. Pum. Pum. Pum…..)

En la pared se ve una mancha roja que hasta ahora no determino de donde proviene, pero se hace más grande con cada compás.

(Un momento no es…)

¡Es sangre! Mi propia sangre que mancha la pared, que a cada golpe se lleva consigo algo más de los sentimientos que tengo, saliendo todos a presión, sin dejar ninguna marca… Bien podría estar muerto.

(¿Muerto?)

Si, muerto, navegando en un callejón sin salida, en que la lógica en que he basado toda mi vida ya no importa nada, nada se puede explicar, los sentimientos se están yendo, ya no queda nada.

(Pero…)

Mis piernas están cansadas y caigo de rodillas al suelo, mis golpes se dirigen al suelo mientras grito con toda la fuerza de mi alma.

Mis puños son lavados con el lago de lágrimas que golpean, mi cuerpo cansado y adolorido, sin voz de tanto gritar solo caigo en un sueño profundo del que espero nunca despertar….

(Es extraño… ver cómo todo pasa por encima, ya nada importa, mientras el hombre duerme, toda la tensión se va, su cuerpo se relaja, una extraña sonrisa invade su rostro, y respira por última vez…  Eso si es morir en paz).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s